Indolencia directiva


Creo interesante mostrar una experiencia vivida fuera del ámbito de actuación de la cadena de suministro, pero que entiendo como muy representativa de lo que pueden ser algunas de las carencias de las empresas españolas en lo relativo a gestión y toma de decisiones. He tenido la oportunidad de participar en un proceso de oferta al mercado de una prestación  que consiste en la recuperación de cantidades de dinero por acumulación de pequeños errores de carácter administrativo que, aplicado a un período de tiempo significativo y a un colectivo de trabajadores importante, alcanzaban unas cifras nada despreciables.

seg social

La remuneración por el servicio era a éxito y, por tanto, el coste, como tal, para la empresa receptora del servicio no existía. Además, la dedicación de recursos propios de esa empresa usuaria potencial era prácticamente inapreciable.

A la vista de lo expuesto, cualquiera podría llegar a la conclusión de que era una oferta prácticamente irrechazable. Pues bien, la reacción encontrada en la práctica ha sido, en más ocasiones de lo que cabría esperar, respuestas que básicamente podríamos agrupar en los siguientes puntos básicos. 1/ Indecisión hasta límites exasperantes. 2/ La muy común respuesta de lo muy ocupado que se está y por tanto el “algo más adelante” o lo que es una nueva versión del “vuelva usted mañana” de Mariano José de Larra, pues realmente la concibió para criticar la actitud acomodaticia de los profesionales españoles en su conjunto y no tanto para criticar a un colectivo concreto. 3/ La picaresca del que, a la vista de lo que se trataba, tratar de afrontarlo directamente y evitar el fee* de servicio, independientemente de lo que se podía dejar en el camino al no disponer del tiempo ni la metodología para hacerlo. 4/ Y, finalmente, miedo, por parte del profesional que puede ser potencial usuario, a que esos pequeños fallos sean mal interpretados por su superior y pueda así quedar cuestionado, esto es, inseguridad por parte del ((el)) gestor o miedo ante  la incompetencia del superior.

El resultado de esta suma de despropósitos es que entre tanto, se ha producido un cambio en la normativa legal que impide aprovecharse de este servicio y, la consecuencia, ha sido la pérdida de acceso a esos ingresos potenciales, que es de suponer serían muy bien recibidos por las empresas y más en estos momentos. Los que sí que supieron reaccionar han podido comprobar el magnífico resultado alcanzado, pero lo más lamentable es encontrar ese importante número de gestores que tuvieron la reacción antes descrita y en cuyas manos está una parte considerable del desarrollo de nuestro entramado empresarial. Esos cuatro apartados es posible que resulten muy familiares a muchos de nuestros lectores, sea en el ámbito que sea y por supuesto que pueden resultar un referente en cuanto a oportunidades de mejora a implantar en la gestión si pretendemos mejorar en la misma.

Miguel-Angel-Martín_W

 

Miguel Angel Martín

Director de la Revista Logística Integral

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: