¿Cómo ser feliz en turbulencias?

julio 13, 2008

El año 2007  ha cerrado con grandes titulares de prensa: “La crisis acecha a la economía española”, “La crisis del ladrillo lastra a las inmobiliarias”, “El temor a recesión hunde la bolsa española”… Ahora ya no hay duda: La recesión ha llegado: el sector inmobiliario, entre otros… vive momentos de importantes turbulencias. Pero hemos de ser optimistas y estar tranquilos: Esta situación no tiene por qué afectar a nuestro negocio. Al menos, no negativamente.

 

En estos casos, una parte de las empresas mejora exponencialmente sus resultados. Pero para ser de la minoría ‘vencedora’, de los que consiguen sortear con éxito la crisis y alcanzan también mejores resultados en tiempos de bonanza, hay que saber qué hacer y cómo hacerlo.

 

En Improven estamos acostumbrados a ayudar a nuestros clientes a adaptarse a ‘nuevas situaciones’, ya sean producidas por la economía en general, su mercado en particular o la situación por la que atraviesa determinada empresa. Aprender a gestionar no es fácil…es imprescindible tener un plan estratégico y ejecutarlo correctamente.

 

Seguir el ‘guión’ en momentos de cambio nos dará tranquilidad y evitará que tengamos momentos de pánico. Pero cuando lleguen esos momentos en los que nos los cuestionamos todo, es necesario ser más analítico…y si es necesario, llegar a cuestionarnos qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos. Si es necesario, analice los negocios en los que está presente, y estudie oportunidades de inversión.

 

Cuidar las relaciones (clientes, proveedores, empleados…) con el entorno es otra de las estrategias en estos momentos. Hay que ser muy consciente de los riesgos y oportunidades que nos dan estos jugadores clave. La nueva situación también afecta a las políticas de clientes, proveedores o banca. Centre sus esfuerzos en quien de verdad interesa, sus mejores clientes. Aproximadamente el 30% de los clientes no son rentables. Identificarlos y replantear las condiciones con ellos es una fuente de rentabilidad. En cuanto a sus empleados, retenga el talento, será clave en estos momentos.

 

Recortar costes en lo menos necesario ayudará a superar el bache. Pero, ¿qué es lo menos necesario? Hay que reducir costes con una clara visión en el largo plazo y valorando siempre el valor percibido por el cliente.

 

Por último,… ¡acción! Es el gran desafío en las empresas. Siguiendo estas recomendaciones estará en el grupo de los afortunados que mejoran sus resultados en momentos turbulentos… ¡Ahora sólo falta hacerlo!

 

Eduardo Navarro (socio director de Improven)

www.improven.com

 

 

 

 

 


Los cinco errores de la empresa familiar

julio 12, 2008

La empresa familiar es parte indisociable del panorama empresarial español. Sus datos así lo evidencian: en España representa entre el 65 y el 80% de todas las empresas y producen el 60% del PIB nacional. Si este modelo empresarial es para nuestro país y para nuestra comunidad una fuente indiscutible de riqueza y empleo, la empresa familiar también se enfrenta a importantes retos.  Estos se deben en parte a su propia idiosincrasia, que al no tener el volumen y las estructuras productivas que tienen las grandes empresas pueden hacerles perder competitividad o tener rendimientos productivos mermados frente a otras empresas en un mercado cada vez más complejo e internacionalizado.

 

Es por ello que en los últimos tiempos se ha escrito mucho sobre la profesionalización de estas organizaciones. Y cuando se habla de profesionalización, en ocasiones  nuestros clientes lo entienden como una amenaza: piensan que lo que les sugerimos es incorporar a profesionales externos en lugar de los familiares que ocupan posiciones de responsabilidad en la empresa.

 

Sin embargo, lo que intentamos transmitir desde Improven es que dejen de lado ciertos hábitos en la gestión que tienen más que ver con sus lazos familiares que con la realidad empresarial actual. Es muy habitual en las empresas familiares que las cosas buenas y malas de las familias se trasladen al negocio, y a la inversa. El quid de la cuestión es conseguir transmitir sólo las buenas.

 

Los hábitos más peligrosos son:

 

-Desequilibrio entre la condescendencia y la exigencia: Uno de los principales problemas en la empresa familiar se origina al trasladar las relaciones familiares a la empresa. Esto provoca que no se mida objetivamente el desempeño del familiar de igual modo que al profesional. En muchas ocasiones, el empresario es excesivamente condescendiente, lo que significa que nunca pedirá un desempeño óptimo de las funciones a realizar y por tanto la empresa obtendrá menores resultados de los previstos. En otras ocasiones, sin embargo, se es excesivamente exigente, lo que lejos de mejorar el desempeño, frustra y enrarece las relaciones personales y familiares. El hecho de ser objetivo es tan difícil como necesario.

 

-Exceso de puestos de responsabilidad: La necesidad de cualquier puesto en el organigrama debe venir fundamentada en los procesos internos de la empresa, pero en ocasiones suele suceder que se crean puestos ficticios o se da mayores responsabilidades por el hecho de que quien lo debe de ocupar es una persona de la familia. Esto es un “parche” que difícilmente puede asumir e interiorizar la organización, por lo que acaba siendo frustrante e improductivo.

-Incapacidad del responsable: Es igual de importante que la persona esté capacitada para el puesto, ya que en caso de no ser así acaba debilitando a la organización, o siendo un sobrecoste (en algunos casos hasta se dobla informalmente el puesto). Además, se establece un desequilibrio interno que desmotiva a los profesionales que no son familiares.

 

-Confusión entre propiedad y dirección: Hay que diferenciar entre ser propietario y tener un determinado puesto en la organización. En la mayoría de los casos se confunde la propiedad y el cargo en la empresa, y se acaba opinando de cualquier decisión que se tome desde gerencia. Esta situación hace que la gobernabilidad de la empresa sea muy difícil y lastra a la compañía quitándole dinamismo en el día a día.

 

-Retribución-dividendos-gastos personales: Empezando por las políticas retributivas no equitativas entre los profesionales familiares y no familiares de la empresa, continuando por los dividendos ‘fijos’ (“pase lo que pase yo quiero cobrar”), hasta la penalización de la cuenta de resultados por gastos exentos a la actividad, son prácticas habituales en la empresa familiar y en ocasiones incapacitan a la compañía para ser lo competitiva que debiera.

 

Vistos todos estos defectos, ¿en qué consiste profesionalizar la empresa familiar? Para Improven, es eliminar estas malas prácticas, que no es sinónimo de eliminar a la familia de la gestión empresarial, sino de mejorar esos hábitos de gestión para hacer que su empresa familiar sea lo más competitiva posible y explotar de manera adecuada los factores diferenciales como el compromiso, la unión y la ilusión que toda empresa familiar tiene. Todo esto y mucho más se puede formalizar en un protocolo, pero no nos engañemos a nosotros mismos: no valdrá de nada si no se interiorizan este tipo de cosas.

 

En el entorno de globalización que nos encontramos, los retos son mayores, y seguros gran parte del futuro sigue siendo para las empresas con base familiar. Pero no es menos cierto que ese futuro llega a través del crecimiento, la innovación y las buenas prácticas de gestión. Para ser competitiva en este entorno, la empresa familiar va a tener que contar con capital humano externo. Que este capital humano se integre de manera adecuada a la organización depende de corregir nuestros hábitos de gestión. Es, por tanto, este cambio lo que nos dará o nos quitará un papel importante en el futuro empresarial.

 

Alfredo Bru, gerente de Improven

www.improven.com


Reflexión sobre la Calidad Alimentaria

julio 11, 2008

Debo confesar que mi concepto de Calidad Alimentaría ha ido variando desde que era únicamente un consumidor más hasta ahora, que además desarrollo mi actividad profesional en la materia. Y este cambio puede que se deba a que me ha tocado ver la Calidad Alimentaría desde distintos ángulos y aspectos, desde la producción primaria hasta empresas de transformación y comercialización, desde el sector público de inspección, hasta el sector privado de calidad, desde la legislación básica hasta las normas más exigentes, desde cómo se trabaja en España hasta cómo lo hacen en otros países, desde la perspectiva de occidente hasta la perspectiva de oriente ( me refiero al aspecto musulmán sobre todo), desde la perspectiva del trabajador ajeno hasta la perspectiva del consultor externo.


Y después de todo este periplo de experiencias os puedo decir que el concepto de Calidad Alimentaría es más global y complejo de lo que se puede imaginar un consumidor de a pie. Pero la parte simple de este concepto es la conclusión a la que he llegado: la Calidad Alimentaria se consigue sólo si hay competencia profesional en las personas; y con ello incluyo a los consultores, a los gerentes y al resto de cargos de una empresa incluidos los empleados. Y por lo que a mí me toca, recalco la competencia de los consultores, la cual no debe limitarse a la competencia en conocimientos, sino a la competencia en análisis, a trabajar con personas, a la orientación hacia el cliente, a la orientación hacia lo práctico, a la perseverancia, a la resolución de problemas.


¿Y es complicado esto de conseguir Calidad Alimentaria? Teóricamente no, en la práctica, parece que sí. Y este último sí se debe a que detrás de él está el factor humano como ya he mencionado.


Por experiencia puedo contar que empresas sin grandes medios (tecnológicos, de equipos,..) ofrecen una mejor Calidad Alimentaria que otras empresas a las que se les presupone poder, competencia y buen hacer.


Calidad Alimentaría para el consumidor de a pie significa que el alimento no te produzca ninguna incidencia en la salud y que además se adecue a tus gustos personales.

Ahora bien, Calidad Alimentaría en el resto de eslabones de la cadena alimentaria, o sea, comercializadores, transformadores, productores, transportistas, agricultores, pescadores, etc. ya es otra cosa.


Volviendo a lo comentado anteriormente, en las empresas de la cadena alimentaria el concepto de Calidad Alimentaría es más global y sus tentáculos deben salpicar a todos los departamentos de la empresa: compras, producción, calidad, comercial, laboratorio, I+D, gerencia, RRHH, administración, etc.


Y me preguntaréis ¿Las empresas de alimentación ofrecen Calidad Alimentaria actualmente? No seré yo quien emita una respuesta de forma absoluta lo que sí puedo decir es que no por tener implantado en la empresa un sistema de Calidad, las tan idos y venidos ISO y otras normas, una empresa ofrece más Calidad Alimentaría; y al contrario, hay empresas que no están adheridas a ninguna norma de Calidad y pueden estar más cerca de la Calidad Alimentaría deseable, para el público y para la propia empresa.


Para finalizar, me gusta el trabajo exigente pero a la vez, práctico, coherente, eficaz en el ahorro y sobre todo bien hecho y bien adaptado a la idiosincrasia de cada empresa. Personalmente, si estos adjetivos no están en todo momento presentes a la hora de abordar la Calidad Alimentaría, no estaremos haciendo todo lo que realmente se puede hacer. Y es por esto por lo que me atrevo a decir que la inmensa mayoría de las empresas alimentarías todavía tiene margen y posibilidades para mejorar en lo que respecta a Calidad Alimentaria.


Un saludo


Esther Vázquez Carracedo

Standard Consultoría Alimentaria

 

 

 

 

 

 


Primeros tres meses de ALOYN

julio 2, 2008

Hoy, 2 de Julio, se cumplen tres meses del lanzamiento de ALOYN como grupo de networking profesional en el ámbito de la industria productora y distribuidora de alimentación. 

 

En este periodo hemos abierto cuatro oficinas:

·         Xing que tiene 324 asociados

·         Viadeo que tiene 32

·         Linkedin que tiene otros 42

·         Facebook que ha sido la última y que ya tiene 143

 

Si descontamos las personas que están en más de una, ya somos más de 500 profesionales distintos. Y entre noticias, comentarios y otras aportaciones diversas contamos con algo más de 300 entradas en nuestros foros.

 

Además hemos abierto este blog de wordpress.com en el que queremos conseguir ir colgando noticias de ALOYN y además artículos de los asociados con interés para los objetivos del grupo.

 

Pero lo más importante es que ya empiezan a aparecer oportunidades de negocio entre los miembros y este es el objetivo último de nuestro grupo: Conocer a otros profesionales, interactuar con ellos y generar nuevas oportunidades de negocio, mezclando oportunidades de ocio para generar confianza.

 

Esperamos con vuestra ayuda seguir desarrollando la idea de ALOYN, crecer como grupo y sobre todo crecer como punto de encuentro en el que se generan oportunidades de negocios entre los distintos miembros del Grupo.

 

Un cordial saludo.

 

Javier San Martín

aloyn@aloyn.com

 

 

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: