El futuro del comercio mundial

septiembre 14, 2013

Anualmente la organización mundial del comercio elabora su informe “world trade report”. Es un documento extenso y muy interesante para por un lado tener un balance del año anterior y por otro conocer las tendencias que marcarán el comercio mundial en los años siguientes.

Podéis ver el informe completo en español el siguiente link:

http://www.wto.org/spanish/res_s/booksp_s/world_trade_report13_s.pdf

Si tenéis relación con el comercio exterior os recomiendo una revisión completa y seguro que encontraréis datos muy interesantes para vuestro trabajo. Y para el lector en general  puede ser un documento de consulta pues dispone de un índice interactivo que hace muy fácil localizar los contenidos.

Roberto Azêvedo es el nuevo Director General de la OMC

Roberto Azevêdo es el nuevo Director General de la OMC

Es claro que la expansión del comercio ha sido muy provechosa para el desarrollo económico mundial en los últimos 30 años, ya que ha aumentado a un ritmo promedio de un 7%. Más del doble del incremento de la producción mundial en el periodo.

Este importante crecimiento se ha basado en la mejora de las telecomunicaciones y  en la mayor facilidad para viajar tanto las personas como las mercancías. El desarrollo de las cadenas de suministro globales ha tenido mucho que ver con esta evolución y es  en gran medida responsable de la reducción tan importante de los costes logísticos en los últimos años.

Todos los países se benefician de este desarrollo del comercio, pero las economías en desarrollo se benefician más y su participación en el comercio mundial ha crecido mucho. Hasta el punto de que las exportaciones de países emergentes ya se acercan al 50% del total.

La apertura de los políticos al comercio internacional, con medidas liberalizadoras y fomentando tratados internacionales que reducen las barreras al intercambio, han tenido también mucho que ver en este crecimiento.

En la actualidad existen factores positivos como las mejoras tecnológicas, las herramientas de ecommerce y las economías de escala industriales. Pero existen otros factores negativos muy potentes como la creciente importancia de la sostenibilidad, el incremento de costes de la energía y sobre todo la aparición de un renovado interés por el proteccionismo y por el consumo de productos locales.  Esto tiene tanto raíces políticas,  como en el creciente interés de los consumidores por una vuelta a lo local y a la autarquía en respuesta a la crisis económica global: gastar en el entorno para crear puestos de trabajo en el entorno.

Y para mi es claro que una apuesta decidida por el comercio global y acuerdos como el tratado de libre comercio UE/EEUU serían una gran ayuda para la recuperación económica mundial.

Un saludo.

Javier San Martín

Fundador de Aloyn

Puedes comentar sobre este post en twitter @javiersanmartin y en los grupos de Aloyn en las redes sociales.


¿No se iba a acabar el mundo…?

diciembre 22, 2012

Al menos según el calendario maya. Bueno, pues si no se acaba afrontaremos el 2013 y las empresas lo pueden hacer de dos formas.

Siguiendo la tónica dominante: crisis, recortes, ajustes, precaución… que nos llevará a una repetición del 2012 aunque más acentuada (hay menos reservas, menos esperanzas, menos nivel de negocio…).

Empezando a construir el futuro. Es fácil decirlo y “apuntarse” al carro del optimismo, al menos de boquilla. Sin embargo, en mi experiencia no debe ser tan sencillo hacerlo de verdad. Si fuera fácil todos estaríamos ahora mismo siendo positivos, optimistas y construyendo un futuro mejor. La realidad es que, hoy por hoy, la mayor parte de las empresas de este país están siguiendo la tónica dominante.

Construir el futuro no es fácil, y menos en este tiempo que nos toca vivir. Hace falta asunción de riesgos, inversión y optimismo.

Sí hay que invertir, especialmente en las primeras partidas en las que se ha han hecho recortes: formación, I+D, reorganización, márketing, reinvención de productos… ¿y quién es capaz de hacerlo en estos tiempos? Especialmente cuando eres consciente que cualquier beneficio que se pueda conseguir invirtiendo en esas áreas se contempla a medio y largo plazo.

Sí hay que asumir riesgos: las inversiones que hagamos puede que no se recuperen, las contrataciones, los crecimientos, los gastos… el “sentido común” nos ordena que seamos prudentes, precavidos…

Todos decimos que hay que ser optimistas y lo decimos convencidos. Pero “del dicho al hecho…”. El optimismo se demuestra con hechos y no con palabras. Optimismo implica confianza en el futuro. Que va a ir bien. Y los hechos que lo demuestran son la inversión y la asunción de riesgos.

Los líderes de hoy (políticos, empresariales, directivos…) distamos mucho de ese optimismo: ni invertimos a medio-largo, ni asumimos riesgos.

Así pues… ¿se equivocaron los mayas? ¿afrontaremos el 2013 como una nueva oportunidad que nos conceden los mayas o como una continuación del decaimiento progresivo que nos lleva al fin del mundo poquito a poquito?

 
Iñaki Pérez
Socio-director BCD

 


El sector del vino con el viento a favor

julio 1, 2012

El mundo del vino vive su mejor momento desde hace bastante tiempo, tras años de caídas de ventas y precios, el año pasado marcó un importante crecimiento de las ventas exteriores que este año se mantendrán en volumen, aunque aumentarán de forma importante en valor.

Y es que los precios están subiendo con fuerza especialmente para los graneles que ya cotizan a precios rentables para los agricultores.

El pasado 28 de Junio, el Ministro de Agricultura, dio un repaso al sector en la entrega de los premios Baco 2011, algunas cifras que merecen destacar son:

–          Primer país en superficie cultivada, más de un millón de hectáreas de viñedo.

–          Exportaciones 2011, casi 2.500 millones de euros, más de 25 millones de hectólitros entre vinos y mostos. Sólo en vino 2.240 millones de euros y más de 22 millones de hectolitros.

–          131 figuras de calidad diferenciada, 91 denominaciones de origen protegidas y 40 indicaciones geográficas protegidas. El 45% del total de la producción está acogida a alguna de estas figuras de calidad.

–          Mantenemos ventas en nuestros destinos internacionales habituales y crecemos en los emergentes, especialmente en China.

–          Hay un fuerte apoyo económico desde el Ministerio y desde las instituciones europeas al mundo del vino. En estos momento hay programas importantes de promoción en países terceros y también iniciativas importantes para potenciar el consumo interno, la apuesta por el enoturismo a través de las “Rutas del Vino de España” o el programa “Quién sabe beber, sabe vivir” con el doble objetivo de informar sobre el consumo responsable, por un lado, e incrementar el conocimiento del vino y variedad de productos en el mercado,  acercando el vino al público, por otro.

Ojala que con estos esfuerzos promocionales, el vino siga sumando mercados internacionales, recupere en parte el consumo interno perdido y que se siga reforzando la calidad.

En cualquier caso está claro que España tiene armas para ir ascendiendo en el ranking exportador. De momento los últimos datos conocidos, abril 2012, siguen siendo alcistas tanto en volumen (+6,8%) como en valor (+14,7%). Y el camino por recorrer es largo pues el consumo mundial per cápita de vino es de poco más de tres litros por persona y año. Y dentro de estas cifras tenemos países como Francia e Italia con consumos sobre los 50 litros por persona y año y otros en fuerte crecimiento como China en los que su consumo actual apenas supera un litro por persona.


A %d blogueros les gusta esto: