Mensajes de Ghandi, más vigentes que nunca

octubre 27, 2012

El reciente viaje del Rey a India me ha producido curiosidad sobre la figura de Gandhi. Nunca había visto su lista de los 7 pecados sociales y la verdad es que no tiene desperdicio. ¿La conocéis? Aquí os la dejo:

LOS 7 PECADOS SOCIALES:

1. Política sin principios

2. Negocios sin moral

3. Bienestar sin trabajo

4. Educación sin carácter

5. Ciencia sin humanidad

6. Goce sin responsabilidad

7. Religión sin sacrificio

También me ha llamado mucho la atención un fragmento de uno de sus discursos que tambien os comparto:

 «Creo en mí mismo; creo en los que trabajan conmigo; creo en mis amigos; creo en mi familia.

Creo que Dios me prestará todo lo que necesito para triunfar, mientras que yo me esfuerce para alcanzarlo con medios lícitos y honestos.

Creo en las oraciones y nunca cerraré mis ojos para dormir, sin pedir antes la debida orientación a fin de ser paciente con los otros y tolerante con los que no creen como yo creo.

Creo que el triunfo es el resultado del esfuerzo inteligente, que no depende de suerte, de magia, de amigos, compañeros dudosos o de jefes.

Creo que sacaré de la vida exactamente lo que coloqué en ella.

Y siendo así , seré cauteloso cuando trate a los otros, como quiero que ellos sean conmigo…

No calumniaré a aquellos que no me gustan; no disminuiré mi trabajo por ver que los otros lo hacen; prestaré el mejor servicio de que soy capaz, porque me juré a mí mismo triunfar en la vida, y sé que el triunfo es siempre resultado del esfuerzo consciente y eficaz.

Finalmente, perdonaré a los que me ofenden, porque comprendo que algunas veces yo también ofendo a los otros y necesito perdón. CUANDO UN ÚNICO HOMBRE ALCANZA LA PLENITUD DEL AMOR, NEUTRALIZA EL ODIO DE VARIOS…»

¡¡¡¡ Qué sencillo, que potente, que completo!!!!

Anuncio publicitario

¿RH alineado con el negocio? ¡No, por favor!

octubre 16, 2012

Hace tiempo una buena amiga, directora de RRHH en los últimos 20 años en algunas de las más importantes compañías de tecnología de este país, me comentaba que “la Dirección de las compañías”, en realidad, no quiere una Dirección de RRHH alineada con el negocio. Prefiere una Dirección de RRHH, dócil; que asuma sus propuestas, le asienta y esté dispuesta a hacer lo que se diga.
Una Dirección de RRHH alineada con el negocio y sentada en el comité de Dirección plantea un sin número de problemas, empezando porque tiene criterio propio (y tan basado en el negocio y el resultado como Marketing, Financiero y Producción) pero desde una perspectiva altamente incómoda: la de las personas que trabajan en la compañía y en las que se busca generar compromiso.
Es decir los planteamientos de RRHH tienen siempre un enfoque a largo plazo mientras que otras perspectivas tienen un planteamiento más cortoplacista que no quiere decir menos importante (el “balance score card” de Kaplan y Norton es un buen ejemplo de lo que queremos decir).

Una dirección de RRHH alineada con el negocio se opondrá a medidas cortoplacistas que generen problemas en el largo, por muy vistosas que sean y muy apetecibles que le resulten al Director General que las percibe “muy vendibles” a la Dirección Internacional o al Consejo de Administración. Una dirección de RRHH dócil posiblemente consiga “una medalla” si, no solo, no se opone, sino que apoya, entusiásticamente, dichas medidas.

Lo curioso es que comentando este tema con otro Director de RRHH, con más de 25 años de experiencia como Director de RRHH de algunas compañías emblemáticas de este país, me confirmó lo anterior y se permitió, incluso, una sonrisa maliciosa (¿irónica?), como diciendo “…pero ¿Qué te creías Iñaki?”

Desde entonces cada vez que oigo en un foro o en una conversación aquello de que “Recursos Humanos debe estar alineado con el negocio” enarco las cejas y me dispongo a escuchar atentamente. Igual se dice algo que ignoran mis dos amigos.

Iñaki Pérez

Socio-director BCD

www.bcdev.es

 


Jabugo quiere convertir su jamón en Patrimonio de la Humanidad

octubre 13, 2012

Hace unos día el Ayuntamiento de Jabugo presentó su proyecto Jabugo 2020. Se trata de un proyecto importante con el que este pueblo onubense quiere potenciar aún más su relación con el jamón. El plan presenta numerosas iniciativas para potenciar la marca, para unir aún más al jamón ibérico con su territorio, contiene inversiones millonarias de grandes empresas cárnicas del país e interesantes iniciativas de sostenibilidad para la cria de los cerdos, etc. Pero por supuesto la iniciativa más importante del plan es que han comenzado los trámites para solicitar que el jamón de Jabugo se convierta en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En los últimos años la Unesco ya ha reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad otras propuestas con gran contenido gastronómico como  el «Pan de especias del Norte de Croacía», la «Cocina Francesa», la «Cocina Mexicana» o la» Dieta Mediterránea» y desde luego no tengo ninguna duda de los enormes méritos de nuestro jamón ibérico de bellota, uno de los alimentos de máxima calidad del mundo y seña de identidad de nuestra gastronomía.

En el video adjunto podéis ver la presentación completa si tenéis interés.

Desde aquí deseo mucha suerte a Jabugo con su proyecto, que servirá para que nuestro jamón ibérico sea mejor conocido y valorado fuera de nuestras fronteras.

Un saludo.


Liderazgo positivo

octubre 3, 2012

Vivimos unos momentos en los que mostrarse optimista resulta políticamente incorrecto.

Desde las más altas instancias del Estado se nos insta (valga la redundancia) a resignarnos con lo que nos toca, que son tiempos difíciles y que hay que pasarlo mal. El propio Jefe de Gobierno dice que no hace lo que le gusta, sino lo que no tiene más remedio.

De un tiempo a esta parte la sociedad está cayendo en la depresión y la resignación ante lo que viene y, como parte de dicha sociedad, nuestras empresas y sus líderes se instalan en la impotencia y en el aguardar acontecimientos esperando que escampe. No se trata de pesimismo. Es algo peor, es el sentido de futilidad de los esfuerzos. Es, por tanto, pasividad y catatonía ante los acontecimientos, supone irresponsabilidad al poner el acento en “el otro”, en “lo externo”, en “las circunstancias”(“yo no soy responsable de lo que pasa, hago lo que puedo”, “la culpa es de la crisis”). Repetimos: resignación, impotencia e irresponsabilidad.

Vivimos una situación económica y empresarial sin liderazgo, sin directivos que afronten los acontecimientos con fuerza y con esperanza en el futuro. Y como nuestros directivos no “remontan” siquiera mentalmente… ¿Cómo van a remontar nuestros empleados las empresas? Lo que nos lleva, nuevamente a dar una vuelta en el círculo vicioso: las empresas no remontan, no hay motivos para la esperanza y como no hay motivos para la esperanza… las empresas no remontan.

Está de moda habla de “engagement”. ¿Qué engagement? ¿El que nos vincula a unos directivos pasivos, resignados e impotentes? Para eso es mejor el “pasotismo” y no implicarse.

Se hace necesario y cada vez con más prioridad, más urgencia y más fuerza desarrollar un liderazgo positivo que se muestreoptimista ante el futuro,que sea capaz de crear esperanza yque ilusione y enganche a los empleados.

Levantar una empresa es tarea ardua y difícil para la que hace falta una dosis muy elevada de ilusión, esperanza, optimismo y confianza en la propia valía.

Desde aquí mi llamamiento a nuestros directivos y líderes de empresa: o nuestro liderazgo es positivo e ilusionante o mejor que dejemos nuestro puesto a quien sí se muestre triunfador y con ganas de éxito.

En definitiva, actúa responsablemente y genera éxito en tu entorno. Podrás generar compromiso cuando generes optimismo y confianza en el futuro. El engagement de tus empleados depende de ti. Mejor dicho de tu optimismo.

 

Iñaki Pérez
Socio-Director de BCD
Socio-Director de Dir2
iperez@bcdev.es


A %d blogueros les gusta esto: