Muere Dario Barrio


Sorprendido he leido esta mañana la noticia en la prensa de la muerte de Dario Barrio, practicando salto base ayer en un pueblo de Jaén. Realmente me ha entristecido y he decidido, como mi pequeño homenaje, comentar el día que tuve la oportunidad de conocerle y de probar sus recetas por primera vez.

Conocí a Dario en la primera visita que hice a su restaurante, Dassa Bassa, hará aproximadamente dos años. Acudimos allí preparando la Agenda de Restaurantes para las próximas actividades de la Asociación de Gourmets de Madrid, la verdad es que fuimos como cualquier otro cliente pues no ibamos a concertar ninguna actividad, sino simplemente a conocer su propuesta gastronómica, ya que la conociamos por reseñas pero no habíamos tenido ocasión de probarla por nosotros mismos.

dariobarrioLo primero que nos sorprendió en el restaurante fue el espacio y su decoración, cuando entras te encuentras con salas recias y abovedadas, que deberían de dar imagen de estar en un ambiente medieval y en cambio transmiten una sensación minimalista y contemporánea con sus paredes blancas e iluminación vanguardista.

Nos sentamos y explorando la carta nos decidimos por una selección amplia para compartir y así probar lo más representativo del restaurante para hacernos una idea general de sus posibilidades. Hace ya tiempo, pero de algunos sabores y texturas tengo el recuerdo muy fresco a pesar del tiempo transcurrido.

Me sorprendieron dos entrantes, el esférico de campari y las chips de yuca. El primero porque conseguía una mezcla interesante de texturas y sabores y el segundo porque era mi primer contacto con la yuca sobre la que había oido hablar mucho durante mi infancia a un familiar que vivía en Perú. Me gustó bastante un huevo trufado con setas y espuma de patata. Me encantó una sardina maridada y combinada con helado de manzana. Los dos platos principales que probe fueron una merluza especiada y algo corta de cocción y un cordero lechal deshuesado que no aportaba gran novedad. Terminamos con muy buen sabor de boca con los postres. Probamos dos, una crema de pistacho con un helado de mora y un tiramisú diferente a los habituales pero excelente.

En un momento dado salió Dario a saludar y muy amablemente se quedó un rato charlando con nosotros. Yo le pregunté por el campari y el me estuvo explicando la técnica con la que estaba hecho. Quedó claro que era una persona simpática y atenta, un gran anfitrión.

Así que acabamos contentos de haber ido y de la experiencia en su conjunto.

Cuando una persona jovén y en plenitud de sus facultades como Dario, muere practicando su afición favorita, hay sentimientos encontrados. En este caso, además: ¡Ironías de la vida! El acto erá un homenaje al deportista Alvaro Bultó que murió el año pasado practicando el wingfly, una modalidad de salto base y en circunstancias similares En cualquier caso, una pena que su afición fuera tan peligrosa y que cualquier pequeño fallo o error haya acabado costándole la vida.

Mi más sentido pesame a su familia y amigos más próximos.

Descanse en paz Dario Barrio.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: